El director de la Dirección Nacional de Servicios Policiales Fronterizos (DNSPF), comisionado de Policía, Julián Hernández Reyes, reveló que se han identificado 61 puntos ciegos por donde ingresa producto de contrabando a Honduras.

A través de estos lugares se introduce de manera ilegal cigarrillos, bebidas alcohólicas, azúcar, ropa, zapatos y hasta armas, se conoció, afectando a las empresas comerciales de estos rubros.

Los 61 puntos ciegos por donde ingresan mercancía, se encuentran localizados en los departamentos de Cortés, Copán y Ocotepeque, además de Valle, Choluteca y El Paraíso.

Los municipios plenamente identificados son Corinto, Omoa, El Florido, El Poy y Agua Caliente, sumándose a la lista, El Amatillo, Guascorán, Guasaule, El Triunfo, La Fraternidad, Cifuentes, Trojes y Las Manos.

El comisionado alertó a la población para no comprar productos de dudosa procedencia, de esa forma “estamos evitando contribuir con el crimen organizado”, manifestó.

“El contrabando es un delito y al comprar productos de esta naturaleza contribuimos con los criminales”, recalcó.

Rutas de contrabando en la región

El comercio ilícito genera graves problemas para la salud, economía y la seguridad en todo el mundo, una de las rutas más comunes del contrabando en América Latina proviene en la mayor parte de los casos desde Chica hacia México, de México a Belice, Belice a Guatemala y el Salvador, y luego a Honduras.

El director ejecutivo de la Administración Aduanera de Honduras, Juan José Vides, manifestó que “en las aduanas del noroccidente se da el tráfico menor donde pasan animales, motocicletas, etcétera. Y de a poco se ve un volumen grande que no solo afecta a las arcas del Estado, si no que afecta a la economía en general”.

Los contrabandistas aprovechan las rutas usadas por el comercio internacional para trasladar sus productos, utilizando el siguiente esquema: la mercancía de contrabando es producida en países como China, Paraguay, India, entre otros.

Posteriormente se valen de las Zonas de Libre Comercio como Colón en Panamá o Corozal en Belice, que sirven de centros logísticos para luego distribuir los productos en los países de América, entre ellos Honduras.

Otras de las formas de introducir mercancía de forma ilícita al país son mediante declaraciones aduaneras falsas, a través de las fronteras terrestres o marítimas, en muchas ocasiones en la modalidad de “en tránsito”.

Vides, reveló que se está “realizando intercambio de información estratégica en la región. Buscando una mejor gestión de riesgo a través de los programas de inteligencia aduanera de cada una de las instituciones de los diferentes países”.

“También desarrollamos operativos centroamericanos en conjunto con las demás aduanas de la región, para identificar a los contrabandistas”, agregó además que “el que contrabandea, lo primero que busca es el lucro, no pagar impuestos”.

Por su parte, “los operativos nacionales se hacen con la participación de instituciones que convergen en todas las operaciones de comercio exterior y de la Unión Aduanera”, dijo Vides.

Cabe mencionar, que el contrabando y la comercialización ilegal es constitutivo de delito, las pernas pueden ir en ascenso dependiendo de los montos que se presenten y el perjuicio ocasionado al Estado, las mismas pueden ir desde los 3 hasta los 12 años de reclusión.

Agréganos